Friday, January 19, 2007

El MAS comparado a los NAZIS

Si bien desde los tiempos del derrocamiento de Goni yo ya había identificado la corriente totalitaria y racista del MAS; era uno de los pocos que en ese tiempo comparaba esa línea política a la de los Nazis Alemanes. En la mayoría de los casos cuando llevaba estos pensamientos entre mis amigos en diversas reuniones, quedaba como el extremista con pensamientos absolutamente fuera de la realidad boliviana; como han cambiado las cosas en tan solo un año.
Hoy día uno puede encontrar semanalmente, y desde los hechos en Cochabamba prácticamente a diario, comparaciones entre el régimen del MAS y el régimen de los Nazis. Desde e-mails hechos por diversas personas que ya no tienen miedo de poner nombre y apellido, hasta artículos en el periódico escritos por personas de notable trayectoria.
Hoy me encontré uno, de Paulovich, lo publico abajo para que podamos desfrutar de su sátira. Aparte, voy a aprovechar su agudeza mental y empezaré a utilizar el nombre que tan hábilmente le dio a los “Movimientos Sociales” del Masismo; “Sectores Sociales” o simplemente SS. Cosa que queda mucho mejor que los “Ponchos Rojos” que yo estaba empezando a utilizar.
Aquí les entrego una obra de arte, disfrútenla,

Los Sectores Sociales (los SS)
Paulovich ®® La noticia de perfil
Continúo con mis crónicas de la ocupación en esta triste época de la historia de Cochabamba, donde mis parientes k’aras se defienden con bates de béisbol y mis parientes t’aras me hirieron en mi ‘witu witu’ con el mango de una picota, armas modernas que sustituyen a las antiguas ‘makanas’ que utilizaron los vallunos en la guerra de la independencia.
Luego de recibir vituallas que ‘habían sido’ de Defensa Civil, organismo dependiente del Ministerio de Defensa, para ayudar a los bolivianos afectados por desastres naturales y que me las entregó una simpática senadora del MAS, a la que no conozco, le dije sonriendo agradecido: “Yo también soy víctima de un desastre natural”, y me retiré para no dar más explicaciones, cargando en carretilla azúcar, arroz, harina, papas y tres frazadas, dos para mis tías y una para mí.
En las inmediaciones me encontré con otros compañeros felices que habían llegado de Chapare para reemplazar a los que ya retornaron y me preguntaron si yo pertenecía a los que ahora se llaman ‘Sectores Sociales’. Le respondí afirmativamente, lo que los puso muy felices, diciéndome uno de ellos: “Chócala, hermanito, entonces eres uno de los SS”.
Esa reminiscencia germana de las épocas de Adolfo Hitler, en la Alemania nazi, me horrorizó, pero preferí disimularlo por temor a que me arrebataran mis preciosas vituallas.
Uno de los SS que me observaba desde un principio quiso saber acerca de mi linaje autóctono y me dijo: “Tengo la impresión de que no eres un quechua de pura sangre, ¿me podrías decir cómo te llamas?”, respondiéndole: “Me llamo Paulino Huanca”, replicando el preguntón: “Entonces, eres uno de los nuestros, porque conocí a muchos Huancas que posiblemente eran tus parientes y trabajaban como pisacocas”, estrechándome la mano.
Después supe que él era uno de los comandantes de los SS y que se llamaba Ludwig Parihuancollo, y se preocupaba de la pureza de raza en ese destacamento escogido muy cercano al ‘Fiurer’, que no había nacido en Cochabamba, sino en un pueblo orureño, como tampoco Hitler había nacido en Alemania, sino en Austria. Pregunté a Ludwig Parihuancollo si el presidente Evo sabía de estas veleidades racistas y él contestó: “Evo está muy ocupado con la construcción del ‘imperio sudamericano’ y desconoce estos problemas menores”.
Otro compañero que encontré en los SS chapareños, que ocupan Cochabamba, me dijo que me fuera a casa a depositar mis vituallas y frazadas, y que volviera pronto a reunirme con ellos porque existía la posibilidad de atacar los puestos de venta en la famosa ‘cancha’ (mercado) de Cochabamba, agregando: “Ven, hermanito Huanca, para beneficiarte con lo que arrebataremos a las comerciantes que no pertenecen a la raza pura, que es la nuestra, y que son las causantes de la pobreza boliviana, pues tienen sus capitales en dólares depositados en Estados Unidos”.
Prometí volver, pero no lo hice, aunque estoy feliz de haber sido aceptado entre los SS de Chapare, que todavía ocupan la bella ciudad de Cochabamba, aunque retornan poco a poco.

4 comments:

Anonymous said...

Bolivia Libre,

Muchas personas comparan autoridades que no se gustan a los Nazis. Muchos ven este a ser una marca de un radical. Si quiere que la gente educada escuchar a sus opiniones, necesita a ser mas razonable.

Chiarina

BOLIVIA LIBRE said...

Chiarina,
Justamente ese es el problema de la gente educada, conoce lo que el régimen de los Nazis hizo y le parece imposible, inadmisible e inhumano que algo semejante vuelva a ocurrir. Cuando los Nazis hacían política, antes de ganar la presidencia Alemana en elecciones democráticas, había gente educada que conocía del odio y racismo que había existido contra los judíos en tiempos de las inquisición pero no hizo nada o hizo muy poco para advertir a la población el monstruo que se venia venir; por que comparar a un partido político y sus creencias con la inquisición era exagerado.
Lo mismo ocurrió cuando los serbios trataron de sostener los límites de su Yugoslavia, masacrando musulmanes y croatas. Similar cosa le paso a los Khmer Rouge en Camboya; la gente educada de ese país terminó exterminada en los campos de concentración donde fuero llevados para trabajar como campesinos.
Yo sabía que iba a ser considerado, durante las elecciones, como radical; ya que era prácticamente el único que hacía la comparación. Hoy mi entorno esta sorprendido de mi “ubicación” al respecto. Tanto que he tenido que estudiar, a mi edad, un poco más de filosofía política para manejar mis observaciones con mayor cuidado. No te sorprendería ver como muchas de las actividades, o políticas si quieres, del régimen del MAS, se encuentran el libro “El Príncipe” de Maquiavelo; te lo recomiendo. Ese libro te aseguro era de “cabecera” para más de uno en el régimen Nazi.
Por ultimo, ahora ya no soy el solo abanderado de la comparación del MAS con los Nazis. Ahora encontraras artículos de opinión de gente más preparada y de mayor trayectoria que yo, mínimo uno por semana, en los periódicos de largo tiraje en Bolivia; mira este artículo que salio solo hace 3 días atrás.

http://www.lostiempos.com/noticias/27-01-07/27_01_07_pv8.php

Como podrás ver, está publicado en Los Tiempos de Cochabamba, lee las opiniones de los educados de Bolivia en el pasado mes y te darás cuenta de que estoy en lo cierto. Le “pluma” es un arma muy poderosa si se sabe utilizar y puede que ser al arma fundamental para impedir la absoluta imposición de un régimen totalitario, y racista, en Bolivia; muchos ya lo estamos denunciando y algunos valientes ya pusieron el pecho y derramaros su sangre para evitarlo.

Anonymous said...

Claro que es difícil para muchos, y especialmente entre ésos a la izquierda, que Morales y el MAS se pueden comparar a Hitler y a los Nazis. Podría identificar muchas semejanzas, pero hay un lazo común entre los dos que debe ser mencionado, porque está en el centro de la ideología de cada uno; la extensión territorial es necesaria para la supervivencia de la raza.

En el caso de Hitler, se puede mirar su política de Lebensraum. Convencieron los Nazis de que el futuro del Volk Alemán estuvo limitado a la adquisición de tierras nuevas en Europa Oriental y Rusia. Evo Morales y sus "movimientos sociales" miran a Bolivia del este de manera semejante. Es también por esta razón que su acusación del racismo en la ideología del MAS está bien hecha Bolivia Libre.

Ésta es mi primera visita a su sitio Bolivia Libre. Volveré.

Jacobo

Anonymous said...

Admito el error de insertar un comentario sin haber leído el contenido de su página. Lo intenté, pero me es imposible leer un texto en el que los signos de puntuación no están donde deberían. Sí leí, sin embargo, el "artículo" del que usted da referencias (el que salió publicado en el periódico cochabambino Los Tiempos). Leer es un decir, ya que tampoco alcancé el final de ese texto. No fue solamente por sus problemas gramaticales (seguramente usted los notó). El "articulista" incurre en algunos errores que él mismo podría atribuir a la propaganda de los "discípulos originarios" de J. Goebbels.

El "artículo" da relieve a las semejanzas entre la propaganda gubernamental del MAS y una lista de principios atibuidos al ministro alemán cuyo nombre no quiero volver a escribir. El mencionado ministro escribió y dictó mucho pero nunca hizo un recetario propagandístico como el que el "articulista" utiliza como base de su argumentación. Los principios fueron organizados después, por algunos investigadores de la propaganda y la opinión pública. La lista más conocida y aceptada incluye diecinueve principios (no los once que se consideran en el "artículo").

El autor no cita la fuente de la cual extrajo su lista. El lector curioso podrá hallarla probablemente con algún buscador de Internet. Aparte de eso, que es un pecado menor (yo mismo lo estoy cometiendo en este instante), la principal falacia del artículo consiste en insinuar que el gobierno boliviano sería el único que cumple los "principios" del ministro alemán. No lo es, obviamente. Sería interesante encontrar algún gobierno que no los cumpla.

Iba a escribir algo más pero me abstengo porque no espero que ningún lector llegue al final de este comentario.


Dodgson.